Bárbara Figueroa (CUT), Alfonso Swett (CPC), Camila Vallejo (diputada PC) y Javier Macaya (Diputado UDI) debatieron sobre las iniciativas que se discuten en el Congreso y coincidieron en la preocupación por el agotamiento de los trabajadores en Chile.

¿Cuál debería ser la extensión de la jornada laboral en Chile? ¿Qué tan confiables e importantes son los sindicatos? O ¿Está satisfecho con el funcionamiento de la economía? Son algunas de las consultas que se realizaron en la primera edición del Barómetro del Trabajo de Fundación Instituto de Estudios Laborales, Fiel, y Market Opinion Research International, Mori, con la colaboración de la Fundación Friedrich Ebert, cuyos resultados fueron presentados en la sala Eloisa Díaz de la casa central de la Universidad de Chile.

En términos generales, las cifras respaldaron la iniciativa de reducir la jornada laboral a 40 horas semanales con un apoyo del 64%, y con un 72% de preferencias que reducir las horas de trabajo significan un gran avance; además, estos resultados dan cuenta del cansancio de la fuerza laboral, ya que el 63% de los encuestados señaló que si tuviera un día libre adicional dormiría o descansaría, seguido por un 55% que lo dedicaría a compartir con la familia, solo en cuarto lugar y con el 13% las preferencias se inclinan por actividades recreativas.

Estos resultados fueron presentados por la directora de MORI, Marta Lagos, y comentados por la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa; el presidente de la CPC, Alfonso Swett, la diputada Camila Vallejos (PC) y el diputado Javier Macaya (UDI).

En este contexto, Bárbara Figueroa destacó que los resultados muestran que “estamos hablando de un mundo del trabajo que no se encuentra en condiciones óptimas, que está con altos niveles de agotamiento, con altos niveles de agobio y eso es un elemento relevante, más aún cuando consideramos los hechos que hemos conocido en el último período, lo que ha ocurrido con la Fábrica del Terror, hace un par de semanas con la Piccola Italia, es decir, tenemos a trabajadores que ya con una jornada extenuante están altamente agobiados pero que además se enfrentan muchas veces a situaciones en el espacio laboral que son de alto nivel de estrés, que les genera un alto nivel de riesgo e incertidumbre respecto de su fuente laboral y que afectan en sus condiciones psicosociales y de autoestima”.

Asimismo, Marta Lagos destacó el enfoque de la muestra de esta medición. “Aquí se pone de manifiesto un tema del cual hay prácticamente nula información, que es saber lo que piensan sobre el trabajo el 77% de los chilenos que viven en el Gran Santiago, San Bernardo y Puente Alto, en una encuesta hecha cara a cara. Estos chilenos son los stakeholders más importantes de Chile y nadie los toma en cuenta (…) El chileno está cansado, ese es uno de los principales resultados de este estudio. Respecto a las ofertas que se hacen para cambiar la jornada laboral, la gente no tiene energías para trabajar 12 horas por lo tanto la oferta no es vista como mayoritariamente aceptada por la población”, sostuvo.

La diputada Camila Vallejo, autora del proyecto que proponer rebajar a 40 horas la jornada de trabajo, indicó que estas cifras demuestran que esta iniciativa tiene amplio respaldo ciudadano. “El Ministro del Trabajo, el Presidente de la República tienen que entender que esta iniciativa no es solo de los y las comunistas, es una necesidad de muchos trabajadores y trabajadoras, tiene un respaldo político transversal también, o sea, podemos dejar de hablar que este proyecto es de las y los comunistas, es una propuesta ciudadana, los trabajadores y trabajadoras están cansados, están agotados, la mayoría quiere más tiempo libre para dormir o descansar y para estar con la familia, no podemos desconocer eso”, dijo.

Por su parte, Alfonso Swett señaló que es necesario avanzar en una reducción de jornada de manera gradual. “Nosotros lo hemos dicho con mucha fuerza, queremos que los trabajadores pasen más tiempo con sus familias, que tengan más tiempo para descansar y en definitiva el deber de todos hoy día es mejorar la calidad de vida de los trabajadores y de todos los chilenos. Ahora hay que entender que cuando uno presenta una propuesta sin presentar otros elementos como son el empleo, las remuneraciones, como es la informalidad, es una invitación en definitiva a que miremos esto en una forma bastante más sistemática y por eso hemos propuesto que si queremos reducir jornada, reduzcamos media hora y vamos midiendo los efectos de esto para que sea beneficioso en forma integral”.

El diputado Javier Macaya afirmó que es importante abrir una discusión que incorpore diversas variables en coincidencia con los cambios del mercado del trabajo. “Yo no tengo ninguna duda de que esta es una discusión que se va a seguir teniendo en los últimos años en Chile, si uno compara la jornada de Chile con países de la OCDE, países desarrollados más que el nuestro han tenido discusiones sobre reducción de jornada laboral, pero la llevan de la mano con pactos de adaptabilidad laboral, con la posibilidad de tener reglas distintas en el empleo joven, con reglas más flexibles en tele-trabajo, con entender que el mundo del trabajo ha cambiado como nunca ha cambiado y va a cambiar en los próximos 30 años como nunca antes se había visto con la inteligencia artificial o con la inmigración, son temas que hay que incorporar en la discusión”.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *