Por Alexia Bórquez B.

Con sede en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, la Organización Mundial del Trabajo (OIT) celebra su aniversario número 100 con una muestra que busca visibilizar las problemáticas que enfrenta el mundo del trabajo a nivel nacional.

Con la presencia de las autoridades del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y miembros del mundo del trabajo a nivel nacional, la actividad dio inicio a eso de las 11.30 en el Hall Cedoc del mismo museo.

Francisco Estévez, director de dicha institución, fue el encargado de presentar la iniciativa mencionando que “la OIT es un organismo que tiene un valor extraordinario, por eso estamos acompañándola en esta celebración tan importante. Nos parece muy significativo impulsar la justicia social y promover el trabajo decente a través de esta exposición”.

Complementándolo, Fabio Bertranou, director de la OIT Cono Sur de América Latina señaló que “somos una organización tripartita, lo que nos ha permitido poner énfasis en los derechos fundamentales para las y los trabajadores”, añadiendo su agradecimiento al equipo “y a quienes han apostado por la incorporación del trabajo decente y la protección social  para cumplir con la tarea de promover estas condiciones a nivel mundial”.

OIT fue creada como el principal organismo propulsor de la justicia social para el establecimiento de una paz universal y duradera desde el año 1919, de acuerdo a lo dispuesto en el en el apartado XIII del Tratado de Paz de Versalles.

De esta forma y en medio de agitaciones y continuas transformaciones en el plano de la tecnología y social, la Organización ha trabajado arduamente para alcanzar la justicia social a través del trabajo decente, encargándose de promover la eliminación de la discriminación en el empleo, la abolición del trabajo infantil, la eliminación del trabajo forzoso y la libertad de asociación, sindical y el reconocimiento del derecho a negociación colectiva.

En este sentido, Ruth Olate, dirigenta de las trabajadoras de casas particulares dio unas palabras de reconocimiento a la institución comentando que “a lo largo de mi vida he sufrido continuos abusos y discriminación laboral como empleada doméstica. Comencé a trabajar desde los 12 años  y mi realidad no fue la excepción de muchas otras mujeres. Por esto, quiero destacar el importante trabajo de la OIT, ya que fue el primer espacio que se preocupó de nuestros derechos, y en esta exposición esperamos hacer un espejo a la sociedad”.

Por su parte, Roberto Morales, encargado de Derechos Humanos de la Fundación de Estudios Laborales (FIEL) comenta que “como sociedad aún no comprendemos que el derecho a un trabajo decente incorpora los Derechos Humanos en su gran parte. Se suelen tratar estos temas desde un aspecto más social, sin embargo, es algo sumamente político”, agregando que “ya es hora de que la dialéctica incorpore los derechos relacionados al mundo del trabajo como algo universal”.

Cabe destacar que la muestra que busca enseñar respecto al trabajo decente que guarda relación con el respeto propio de una persona, su bienestar y desarrollo,  se encontrará disponible a partir del 12 de junio hasta el 1 de septiembre en las dependencias del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en el Hall Cedoc.

 

 

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *